Tus enemigos pueden hacerte daño, pero no tanto como tus propios pensamientos. 

lorenadel92_2015-11-28_08-16-12

Los pensamientos negativos son destructivos y/o autodestructivos, y nos pueden acompañar cada segundo. De un enemigo nos acercamos y alejamos, de nuestra mente nos es imposible hacerlo; si tenemos estos “enemigos” siempre nos acompañarán, si no, también tenemos la opción de deshacernos definitivamente de ellos, con o sin ayuda. Y esta última, la cual no es nada fácil e incluso en muchas ocasiones mucho más difícil que deshacernos de un enemigo material, es nuestra mejor opción.

*Para escribir este texto, me he inspirado en una conversación que he tenido con mi amiga Emily. Un saludito desde aquí.

1448680791920-2-1

 

 

Anuncios